Cuando Prescribe Una Deuda De Tarjeta De Crédito En México

Una de las dudas que surgen entre muchos de los usuarios de las tarjetas de crédito es acerca de si las deudas prescriben o no. Si eres una de los tantos mexicanos que poseen una tarjeta de crédito en la actualidad y posees una deuda en estos momentos y no tienes los fondos para pagarla, estamos seguros que esta información será de gran utilidad para ti, porque en esta publicación te vamos a decir cuando prescribe una deuda de tarjeta de crédito en México.

En caso de que tu interrogante principal tenga que ver con el plazo que posee un acreedor para hacer el cobro de la deuda, la respuesta corta es 10 años. Sin embargo, las consideraciones para sustentar que no existan deudas eternas se refiere a que todos los adeudos tienen caducidad, sobre todo, si no existe nadie que lo reclame formalmente ante un juez. Es decir, los acreedores pierden todo derecho a cobrar.

Otra de las cosas que debes tener presente en cuanto a cuando prescribe una deuda de tarjeta de crédito, es que desde el momento en el que adquieres una tarjeta de crédito iniciará a generarse lo que se conoce como el historial de deuda. Solo de ti dependerá mantener una runa con excelentes calificaciones ejecutando tus pagos. Cuando no tengas la disponibilidad de pagar tu deuda, la entidad financiera tiene la potestad de remitir tu caso hacia el despacho de cobranza quienes se encargarán de contactarte para hacer los cobros de ahora en adelante.

Estas deudas crediticias puedes pagarlas directamente al banco de forma total o simplemente solicitar una “quita”, es decir, es una metodología de pago que te permite liquidar lo que adeudas con una cantidad menor al monto total de la misma. Aunque esto se verá reflejado dentro de tu historial de crédito y podría generar complicaciones al momento de solicitar préstamos nuevos o tarjetas de crédito a futuro.

¿En qué momento prescribe una deuda de tarjeta de crédito en México?

Antes de entrar en materia, es importante que citemos lo que expresan los artículos 1038 a 1048 del Código de Comercio – la prescripción opera en el término de 10 años, siempre y cuando no exista ningún tipo de hecho que la interrumpa. En líneas generales, esto quiere decir que, luego de que transcurra una década contada a partir del incurrimiento del deudor en mora por un crédito determinado, tal deuda prescribirá y no podrá ser cobrada legalmente por el acreedor.

prescribe una deuda de tarjeta de crédito

Teniendo claro esto, podemos decirte con propiedad que luego de los 120 días en los que no se ha realizado pago alguno sobre tu deuda de la tarjeta de crédito, el despacho de cobranza de la entidad financiera podrá entrar en acción. El banco puede considerar que tras cuatro meses muy difíciles se pueda recuperar una deuda.

El no pagar una deuda es una de las opciones más viables para muchos usuarios, sobre todo cuando la deuda es impagable para ellos o simplemente se encuentran atravesando una situación financiera bastante complicada. Es importante que tomes en cuenta que una deuda de este tipo puede prescribir pero también te dejará una mala marca dentro de tu historial de crédito o crediticio.

Por lo general, este tipo de deudas prescriben de acuerdo a la cantidad de la misma, particularmente en México cuando posees una deuda igual o menos a los $140 pesos va a prescribir en aproximadamente un año. Pero para deudas que son mayores o que superan los $5,000 pesos deberás esperar hasta un mínimo de 6 años para que pueda prescribir.

Es realmente importante que al momento de solicitar una tarjeta de crédito te informes lo más que puedas sobre las formas de pago que ofrece el banco y los planes que pone a tu disposición para que cumplas con tal compromiso. De esta manera, tú mismo podrás conocer la capacidad de pago con la que cuentas y si realmente es beneficioso para ti o no adquirir esta nueva deuda.

¿Cuándo se puede ver interrumpida la prescripción de una deuda?

Una prescripción de la deuda de una tarjeta de crédito se puede ver interrumpida bajo ciertos hechos, tales como:

  • Cuando un acreedor presenta una demanda o reclamo por el pago del adeudado. Esto quiere decir que, para que se interrumpa la prescripción correspondiente a la deuda, el acreedor tiene que interponer una demanda ante un juzgado. No es suficiente con que el acreedor presente una demanda y ya, esto tiene que hacerlo con los requisitos exigidos por la ley. De tal manera, en caso de que la demanda no sea admitida, sea desechada o caduque el proceso, la prescripción no se verá interrumpida.
  • En caso de que exista una interpelación judicial ejecutada al deudor. Esto quiere decir que hay un requerimiento que el acreedor realiza al deudor para que cumpla con cada una de sus obligaciones. En líneas generales, esta interpelación tiene que ser hecha por medio de una autoridad judicial. Tanto las cartas, como notificaciones simples o llamadas telefónicas realizadas por las empresas de cobranzas nunca van a interrumpir la prescripción de la deuda, ya que estos procesos se tratan de gestiones extrajudiciales relacionadas con el cobro.
  • Reconocimiento de obligaciones. Este es un término que para la prescripción significa un nuevo comienzo, es decir, que inicia de nueva cuenta posterior al día de que el deudor reconoce la existencia del adeudo a su cargo. Este tipo de reconocimiento, por lo general, es ejecutado por parte de los deudores cuando la autoridad judicial les exige pagar la deuda, ante un fedatario público o ante testigos (los cuales deben ser probados por el acreedor, en su caso).

De igual forma, también es posible que el deudor reconozca su deuda de manera escrita ante el acreedor. Otra de las formas más comunes de hacer este tipo de reconocimientos es ejecutar los pagos a cuenta del mismo. En todo caso, los reconocimientos del adeudo no deben dejar lugar a ningún tipo de dudas sobre tu alcance.

  • Renovación del documento en que se funde el derecho del acreedor. Este término inicia de nueva cuenta desde la misma fecha que se haga el nuevo documento, pero si existe alguna prórroga en el vencimiento de la deuda, iniciará a contarse posterior al vencimiento de la misma. Una forma común de interrumpir la prescripción es hacer una reestructuración de adeudos o ejecutar convenios de pago con el acreedor.

En el caso de que exista una cesión de deudas, es decir, cuando el acreedor es sustituido por otro (un ejemplo de ello es cuando un banco vende su cartera), la prescripción se va a computar de acuerdo a las reglas antes mencionadas, como si el cambio de acreedor jamás hubiese existido.

Por regla general, los acreedores buscan la forma de no permitir la prescripción de deudas a su favor. Esto es bastante natural, pero no da garantía de que realmente ocurra. Es más común que las entidades bancarias dejen de prescribir las deudas cuando el costo de la cobranza es superior a la cantidad que se espera recuperar o cuando se tenga certeza plena de que no hay bienes del deudor que garanticen la cancelación de la deuda.

Aun cuando una deuda de tarjeta de crédito prescribe, no se recomienda que los deudores mantengan sus esperanzas en el hecho de que el acreedor no iniciara ningún tipo de acción judicial en su contra. Una demanda presentada a último minuto del término de los diez años, podría interrumpir la prescripción.

También hay evidencia de casos en donde el acreedor presenta demandas aun cuando ya existía la prescripción de la deuda. Si esto ocurre, tiene que ser el propio deudor quien debe alegar ante el juez la prescripción que por derecho tiene el acreedor de cobrar la deuda, esto es algo que se hace mayoritariamente al contestar la demanda en el juicio pertinente. Luego de que se prescriba o se declare la deuda, el deudor quedará liberado de pagar.

Deja un comentario