Cómo Diferir Pagos Y Liquidar Mi Deuda Con Poco Dinero

diferir pagos

Como es bien sabido por la mayoría de los ciudadanos, los plazos que otorgaron los bancos para diferir pagos correspondientes a sus créditos ante la pandemia del Covid-19 se empezaron a cumplir desde el pasado mes de agosto. Si tú eres una de las tantas personas que hicieron la solicitud de este tipo de apoyo, lo más seguro es que te estés pregunta ¿Qué voy a hacer cuando me llegue mi próximo estado de cuenta? y no cuentes con el dinero necesario para liquidar la deuda de tu financiamiento.

En la siguiente publicación, te vamos a compartir cinco estrategias que te permitirán diferir pagos y liquidar tu deuda aun cuando tengas poco dinero, además te mencionaremos lo que debes considerar antes de tomar una decisión al respecto.

Antes de entrar en materia, no podemos dejar de comentarte que de acuerdo con la Asociación de Bancos de México (ABM) uno de cada cuatro créditos que fueron otorgados a personas físicas, solicitaron ayuda para diferir pagos, esto representa un aproximado de 64 mil millones de pesos, de los cuales 3.3 millones son créditos Pymes, 3.3 millones son créditos a tarjetas de créditos y otros 2 millones corresponden a los créditos personales, mientras que el resto están distribuidos en hipotecas, financiamientos para la compra de coches, entre otros.

Ante esta realidad, varias entidades bancarias han ofrecido a sus clientes diferir aún más el pago de sus créditos transcurridos los cuatro primeros meses que ya solicitaron. Pero para conocer más sobre este interesante tema financiero, sigamos leyendo el contenido de esta publicación.

¿Cómo puedo diferir pagos y liquidar una deuda con poco dinero?

En caso de que te encuentres en esta situación ya que tus ingresos se han visto afectados por la pandemia del covid-19, te vamos a compartir cinco estrategias que puedes poner en uso para diferir pagos y liquidar tus deudas, sobre todo, en esos casos en donde las personas no cuentan con un trabajo o disminuyeron sus ingresos considerablemente, así que toma buena nota y presta atención:

  • Solicita el apoyo para diferir pagos por dos meses o más tiempo de ser necesario.
  • Puedes solicitar una reestructuración de tu deuda.
  • También puedes hacer una solicitud al seguro por desempleo de tu crédito.
  • Trata de pagar usando una quita a través de una reparadora de crédito.
  • Puedes consolidar tu deuda.

diferir pagos

1.- Solicitar apoyo para diferir pagos

Si consideras que a futuro tu situación financiera puede mejorar considerablemente, lo más recomendable es que solicites apoyo a la entidad financiera para que puedas diferir los pagos de tu crédito en al menos un plazo de dos meses o más de ser necesario.

Esta es una decisión que te dará el suficiente tiempo para que pienses y organices un plan que te permita liquidar las deudas que pospusiste.

Solo ten presente que, diferir pagos de tus créditos no es algo que te ofrecerá la entidad financiera, así que tendrás que acercarte a él para realizar el planteamiento de tu situación actual. Además, el banco tampoco está en la obligación de aceptar esta extensión.

Sin embargo, son muchas las personas que se encuentran atravesando por esta situación, un punto a tu favor ya que la banca se tiene que preparar para atender este panorama donde, lo más probable, es que los clientes soliciten un plazo adicional.

En caso de que la institución financiera no acepte tu propuesta, debes considerar las siguientes opciones para ejecutar el pago de tus créditos.

2.- Reestructuración de la deuda

Es otra de las opciones que debes considerarla, sobre todo, si cuentas con un crédito personal, tarjeta de crédito o un financiamiento empresarial y no posees el dinero para liquidarla en los próximos meses o sencillamente tu situación financiera no mejorará a corto plazo por nada del mundo.

Al igual que el plan de pagos diferidos, debes acercarte a la oficina del banco donde obtuviste el financiamiento para que hagas el planteamiento de tu situación y puedas solicitar una reestructuración de la deuda como tal, es decir, que tu deuda puede ser fraccionada en pequeños pagos o cuotas con un plazo mayor al que tenías.

Si bien, al sumar el monto de estos pagos durante el tiempo del nuevo plazo te puede resultar mayor por la cantidad de intereses, es una de las opciones a considerar porque te ofrece mayor liquidez a la hora de afrontar tus gastos personales, lo mejor de todo es que no afecta tu historial crediticio.

Antes de que hagas la solicitud de la reestructuración de tu deuda, es importante que consideres los siguientes aspectos:

Analiza tus ingresos: si el salario que percibes en tu lugar de trabajo se redujo entre 20 o 40 por ciento o más, este debe ser el punto de partida para que definas el margen que tienes para destinar dinero al pago de tu crédito sin que se vean afectados los gastos básicos como servicios, vestido, alimentos, transporte, entre otros.

Plantea tus prioridades: es importante que realices un presupuesto para conocer tus gastos básicos y determinar la cantidad de dinero que necesitas invertir para vivir medianamente bien y sin preocupaciones, además debes conocer cuánto dinero puedes destinar para la liquidación de tu financiamiento. Esto te permitirá determinar el plazo de tus nuevos abonos.

Se lo suficientemente realista: no te comprometas abonar a tu crédito más de lo que realmente puedes ya que puede generar que te quedes sin liquidez para cubrir tus otros gastos.

Una vez que realices estos tres pasos debes dirigirte a tu banco y negociar la reestructuración. En caso de que no llegues a un acuerdo o los términos y condiciones que se plantean no son las mejores para ti, tendrás que considerar otra de las alternativas.

3.- Implementa el seguro de desempleo de tu crédito

Cuando se tiene un crédito hipotecario lo más probable es que no te percates de que dentro el contrato y el pago del financiamiento se destinan una parte a un seguro por desempleo, esto significa que solicitaste ayuda para aplicar los pagos diferidos de tú financiamiento y aún no cuentas con un trabajo estable, puedes solicitar que este seguro cobra los pagos correspondientes a tú crédito.

La mayoría de las veces los créditos hipotecarios cuentan con este tipo de seguros, es por ello, que lo más recomendable en estos casos es que revises tu contrato para que verifiques cuáles son las condiciones que debes cumplir para comprobar que, en efecto, no cuentas con un empleo en la actualidad. Además, si posees un crédito hipotecario Infonavit o en conjunto con alguna entidad bancaria, es probable que el financiamiento también cuente con este seguro.

4.- Pagar una quita con una reparadora de crédito

Si en definitiva tu situación financiera actual te imposibilita cancelar tus deudas, debes considerar negociar una quita con el banco, ya sea de forma personal o por medio de una reparadora de crédito.

La quita tiene la función de ofrecer una cantidad de dinero inferior al monto total de tu crédito para que puedas liquidarlo, esto implica que el banco condone cierto porcentaje del total de tu deuda.

Tienes que considerar que, liquidar una deuda a través de una quita, tiene una repercusión dentro de tu buró de crédito, es decir, obtendrás una calificación negativa en tu historial por al menos seis años.

5.- Pagar a través de una consolidación de deuda

Esta es otra de las opciones que puedes implementar en caso de que no cuentes con un buen historial crediticio pero tus deudas se encuentren distribuidas en diferentes entidades bancarias. El objetivo de esto, es que solicites un préstamo personal para que logres liquidar la deuda de tus créditos que por lo general, pagas con distintas tasas de intereses.

Básicamente, esta es una alternativa que te ayudará a que reúnas el pago correspondiente a cada uno de tus créditos por medio de una sola deuda que posea una tasa de interés inferior al 50% comparada con los créditos que liquidabas en cada banco.

Ahora que tienes una mayor claridad sobre estas cinco estrategias para diferir pagos y cancelar tu deuda en esos momentos donde las prórrogas que otorgan los bancos han expirado, así que te invitamos a que nos cuentes qué decisión tomaste y el tipo de estrategia que aplicarás para liquidar el monto total de tu deuda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *